Archivo de la categoría: taller

Una valoración de nuestra participación en el taller ‘Pensar la dispersión’

Pensar la dispersión ha sido una gran oportunidad para hacer una pausa en el ritmo que impone el día a día de nuestro trabajo en Medialab-Prado y hacer algo que siempre estamos diciendo que queremos hacer pero para lo que nunca encontramos el momento. Le damos muchas vueltas a cómo hacemos y gestionamos los proyectos pero nos mostramos incapaces para construir esos momentos para “saber qué pensamos sobre lo que hacemos y pensamos”. En parte para resolver esta necesidad iniciamos precisamente hace unos meses, como parte del programa de actividades, el grupo de trabajo ‘Pensando y haciendo Medialab-Prado‘. Después de tres sesiones se hace patente que este proceso de elucidación requiere de más reuniones y más tiempo.

La propuesta de Amador Fernández-Savater de pensar la noción de dispersión en relación a lo público y sus instituciones ha sido una experiencia muy fructífera por todo lo que se ha discutido y por las nuevas vias que se han abierto para seguir pensando. Nos ha permitido además visibilizar y explicitar, también para nosotros mismos, cuestiones que están en un trasfondo pero que son fundamentales para entender algunas prácticas y conflictos que nos afectan: las articulaciones y confusiones entre “lo público estatal” y “lo público autoorganizado”; la cuestión de la participación, de la producción colaborativa, y su ambigua relación con el trabajo (remunerado o no remunerado); la dispersión en las funciones y los organigramas dentro de los equipos humanos que gestionan los proyectos; la frontera difusa entre lo laboral y lo vital; etc.

Sobre la preparación del taller
-Reunión preparatoria con Amador Fernández-Savater:
A partir de algunos textos de Franco, Amador nos ayudó a pensar qué podría ser lo más relevante a tratar con Franco. Sirvió además, de manera inesperada, para sacar a relucir algunas contradicciones internas del medialab: se hizo evidente que dentro del equipo tenemos visiones distintas sobre el proyecto.

-Reunión preparatoria con Franco Ingrassia:
Profundizamos más en algunos conceptos que maneja Franco. Fue muy interesante cómo Franco trazaba paralelismos con experiencias en Argentina. Aquí terminamos de concretar que la sesión de taller iba a girar en torno a la pregunta: ¿qué entendemos hoy por lo público? En concreto, a la articulación entre “lo público estatal” y “lo público autoorganizado”, siguiendo la terminología que utiliza Franco. A los conflictos y confusiones que surgen cuanto estas dos formas de lo público se entremezclan.

Taller en Tabacalera el sábado 11 de diciembre
La idea era partir de la experiencia de medialab para debatir asuntos más generales. La sesión duró cerca de 3 horas.

Se inició con una breve presentación de qué es Medialab-Prado y sus objetivos (tal vez demasiado escueta para quién no conociera el proyecto previamente), seguida de una exposición de las dudas-preguntas-conflictos que queríamos compartir con los asistentes para pensar en común.

Después Franco hizo su intervención centrándose en la idea de “superficies de contacto”. Tras esto se sucedieron la intervenciones en forma de preguntas y comentarios, y el debate se animó, como sucede muchas veces, más al final que al principio. Creemos que salieron temas clave, pero que haría falta continuar.

Tal vez habría sido enriquecedor que algunos usuarios y colaboradores habituales de medialab que estaban presentes en el taller hubieran hablado de su experiencia. Al hablar nosotros como «representantes» de la institución, y centrarse muchos de los comentarios de los asistentes en hacer preguntas sobre el proyecto, quizá se corría el peligro de que se leyera como una presentación institucional, con su componente de autopromoción, autojustificación y defensa de un modelo, cuando lo que se pretendía en este taller era precisamente compartir problemas.

Sugerencias sobre el formato
-Las reuniones previas y los textos propuestos para preparar el taller fueron una parte fundamental de la experiencia. Quizás en el futuro se pueden hacer públicas algunas de estas sesiones preparatorias, para que cualquiera pueda asistir.

-Estamos de acuerdo con la sugerencia de Margarita Padilla de organizar una visita a cada uno de los proyectos que se van a analizar en las diferentes sesiones. Un paseo por los distinto proyectos para pensar mientras se camina. De esta menera habría un punto de partida común a todos los participantes.

-También creemos que sería bueno dedicar parte del taller (1h) a la discusión en grupos pequeños de 5-7 personas. Esto permitiría que más gente pudiera tomar la palabra, destilar algunas ideas para el debate posterior y que los participantes pudieran conocerse más entre sí.

Propuestas para el futuro
-Prototipar el thinking lab que propone Marga.

-Elaborar la ‘plantilla’ de “pensar la dispersión”, como un formato de taller y de residencia que puede replicarse en otros contextos.

(valoraciones escritas por Laura Fernández y Marcos García)

Pensar en la dispersión

El próximo viernes 3 de diciembre se inicia el ciclo Pensar en la dispersión, una serie de encuentros con el filósofo y activista argentino Franco Ingrassia organizados por Amador Fernández-Savater en el marco del programa de residencias para investigadores del proyecto El Ranchito de Matadero-Madrid. Amador ha invitado a Medialab-Prado ha participar en uno de estos encuentros, que tendrá lugar el próximo sábado 11 de diciembre a las 11h en CSA Tabacalera, así que el pasado jueves nos reunimos con él para prepararlo.

La sesión, titulada Dispersión e institución, se plantea desde el supuesto de que las instituciones hoy no cuentan un modelo previo para funcionar o un patrón que seguir, sino que cada una (o cada una en cada momento) constituye un caso inédito; y que por tanto es necesario pensar y trabajar para construir situaciones con sentido en un entorno hecho de fragmentos dispersos y a partir de ellos.

En este contexto, identificamos algunos temas que plantear en la conversación con Franco: las relaciones entre la esfera pública «estatal» y la esfera pública autoorganizada; la importancia de la escala (espacial y temporal) de los proyectos, el problema de conjugar lo flexible y lo duradero y de la trasmisión de las experiencias; o el reto de construir instituciones verdaderamente inclusivas, que no se repliegan sobre sí mismas en círculos de afinidad estética o política.

Procesos abiertos, procesos de colaboración

El próximo lunes comienza una nueva edición del taller Interactivos? Han pasado más de cuatro años desde que organizamos el primer Interactivos? dentro del programa educativo de Medialab Madrid y desde entonces se han celebrado 18 talleres de producción siguiendo la misma metodología abierta y participativa. El último tuvo lugar en LABoral como parte de la exposición El proceso como paradigma y para el catálogo escribimos un breve texto para la ocasión que reproduzco a continuación:

Procesos abiertos, procesos de colaboración.
Metodología de los talleres de producción Interactivos?

Laura Fernández y Marcos García

Cuando en primavera de 2006 nos propusimos organizar un taller que fuera lo suficientemente largo como para que pudieran desarrollarse y posteriormente exhibirse una serie de prototipos, no fuimos del todo conscientes de la importancia que tendría abrir una convocatoria para colaboradores.

Nuestro objetivo era crear el mejor contexto posible para el aprendizaje, y para ello contamos con la participación de David Cuartielles, Hans-Christoph Steiner y Zachary Lieberman, que fueron los “profesores” de aquel primer taller, además de Casey Reas, que sólo pudo incorporarse a la parte final. Todos ellos trabajaban con herramientas open source (libres) como Arduino, Pure Data o Processing (Open Frameworks surgiría poco después), y desde el principio pensamos que debíamos diseñar un taller que se inspirara en la cultura libre, y que por tanto diera lugar a un proceso en el que la participación de cualquier persona interesada fuera posible.

La idea de “aprender haciendo” fue el punto de partida: a través del desarrollo de proyectos concretos, se crearía un contexto óptimo para que los participantes pudieran intercambiar conocimientos. Así que publicamos una convocatoria de proyectos, y se rebieron más de 50 desde distintas partes del mundo, de los que se seleccionaron 15. Una vez hecha la selección, abrimos la convocatoria para que todo aquel que quisiera participar en el taller pudiera hacerlo como colaborador en el desarrollo de alguna de las propuestas seleccionadas. Alrededor de 25 personas con distintos perfiles se sumaron a la iniciativa.

Los “profesores” actuaron como asesores expertos y su labor fue fundamental, pero sin colaboradores no habría sido posible llegar a los resultados que se produjeron en las dos semanas que duró el taller.

El mejor contexto de aprendizaje, por tanto, fue uno de colaboración, en el que se dieron tres circunstancias clave para el funcionamiento tanto de este taller como de todos los que se han celebrado posteriormente siguiendo la misma metodología:

  • La mezcla de saberes hizo que fuera una experiencia muy fructífera. Los participantes provenían de distintas disciplinas y los proyectos se vieron enriquecidos por esta circunstancia, sufriendo muchas veces modificaciones importantes respecto a la idea inicial.
  • Se comprobó la importancia de la combinación de participantes expertos y principiantes, ya que para el desarrollo de los prototipos no sólo son necesarios conocimientos especializados.
  • Quedó patente la importancia de que el proceso estuviese abierto a lo improvisado y de que se contemplase mucho espacio para la socialización: se celebraron presentaciones, debates, conciertos y pequeños talleres que organizaban los propios participantes y que no estaban programados inicialmente; también hubo picnics, fiestas y tapas por Madrid. Ha sido en estos momentos de diversión donde se han ido fraguando, partiendo de los talleres Interactivos?, nuevas iniciativas que han seguido desarrollándose más allá, desde una empresa de diseño de interacción o una plataforma de arte y biología DIY (Hazlo Tú Mismo) hasta un espacio hacker en Lisboa.

Pequeños laboratorios urbanos para una Europa más innovadora

Los pasados 12 y 13 de octubre tuve la oportunidad de asistir, en representación de Medialab-Prado, al taller ‘Labs for a more innovative Europe», que se celebró en el Mindlab de Copenhague. Organizado por PRO INNO Europe, una iniciativa de la Dirección General de Industria de la UE para el análisis de políticas de innovación, aprendizaje y desarrollo en Europa, el taller tenía como objetivo el desarrollo de posibles estrategias y recomendaciones que la UE quiere empezar a adoptar para impulsar los laboratorios de innovación a partir de primavera de 2010.

¿Qué es un laboratorio de innovación?
Esta fue la primera cuestión a la que nos enfrentamos los participantes en el taller, veinte representantes de diferentes organizaciones europeas entre las que se encontraban La Laboral, Nesta, Nokia, Next, la red de Living Labs o Taito, un singular centro finlandés dedicado a la artesanía y la innovación. En el texto de invitación se indicaban unos rasgos comunes a la mayoría de los laboratorios de innovación:

• La implicación activa de los usuarios en todos los niveles del desarrollo (co-creación);
• Múltiples colaboradores de los sectores públicos y privados;
• Reunión de distintas disciplinas y aproximaciones desde el diseño, la ciencia, la tecnología y los negocios;
• Un espacio (real o virtual) para el desarrollo de nuevas ideas y la experimentación en los escenarios de la vida real.

img_0064img_00621
img_0068img_0076

Fueron dos días de trabajo en grupo e intensas discusiones, siguiendo el método de backcasting para la identificación de los pasos necesarios para alcanzar un escenario ideal en 2020 que previamente habíamos perfilado entre todos los participantes. Dos de las conclusiones mejor valoradas al final del taller fueron la necesidad de crear una red de micro-labs y el desarrollo de una plataforma de intercambio de experiencias y metodologías entre laboratorios de innovación europeos.

En el primer caso, la propuesta de los micro-labs responde a la especial atención que merece la escala de los laboratorios. Lo pequeño, cuando está fuertemente ligado al contexto local y a la vez internacionalmente conectado, favorece la aparición de procesos de innovación social. Esta mención a la importancia de lo micro me hizo recordar la fenomenal conferencia de Francisco Jarauta: Pequeños laboratorios urbanos de creación contemporánea, que impartió dentro del grupo Arquitecturas de la cultura del mañana-mañana.

En relación a la red para el intercambio de experiencias y métodos de trabajo entre organiozaciones europeas, mencioné los proyectos y las actividades en las que está involucrado Medialab-Prado en esa dirección. Hablé de la red Lab to Lab que pronto se pondrá en marcha en Kitchen, Budapest; del encuentro de medialabs el pasado verano en Berlín; y de ‘The Future of the Lab’, la reunión que están organizando los Laboratorios Baltan de Eindhoven a principios de diciembre.

Si algo me sorprendió del taller fue la poca atención que mereció la cultura libre y el procomún como generadores de procesos de innovación social, especialmente en lo referido a la importancia de las nuevas licencias que se han desarrollado en el mundo del software como la GPL (General Public Licence) y su influencia en la aparación nuevas formas de licencias en otros ámbitos de la producción cultural como por ejemplo las licencias Creative Commons. Quedó pendiente, por lo tanto, debatir acerca de cuál es el marco legal que debería ofrecer la UE para facilitar procesos de innovación por parte de los usuarios.

Curiosamente, el mismo día que concluyó el taller gracias al blog de Juan Freire, me enteré del nuevo premio Nobel de Economía a Elinor Ostrom, por su analísis del procomún y las formas de socialización y organización vinculadas a la gestión de los bienes comunes. Un asunto al que Medialab-Prado dedica especial atención en su laboratorio del procomún, una línea de trabajo que presentaremos el próximo viernes en el taller de investigación sobre cultura libre que organiza el Berkman Center de la Universidad de Harvard.

Hackmeeting

Ayer empezamos las jornadas sobre software libre, sistemas de archivo e instituciones culturales. Estas jornadas reunen a desarrolladores de software libre y responsables web y de archivo de instituciones culturales para compartir recursos y conocimientos en relación al archivo digital. Decidimos celebrar este encuentro en estas fechas para que los participantes que vienen de fuera puedan quedarse el fin de semana y participar en el Hackmeeting que este año se celebra en el Patio Maravillas de Madrid.

Los Hackmeetings y los Hacklabs, auténticos espacios de innovación social, constituyen uno de los fenómenos culturales más relevantes de los últimos años y una fuente inspiración para aquellos interesados en procesos de autoorganización y modelos de gestión abierta.

Para este viernes por la tarde hemos propuesto a los participantes de los viernes openlab asistir al hackmeeting y participar en el intenso programa de actividades propuesto.

Los que estén interesados en saber más sobre los Hackmeetings recomendamos esta charla de Afonso Gómez: Hackmeetings, hacklabs: tecnopolítica para no iniciados.

Interactivos? en el nuevo Escuelab de Lima

El pasado 13 de abril comenzó Interactivos? Magia y tecnología en un nuevo espacio ubicado en el centro de Lima llamado Escuelab. Esta edición de Interactivos? en Lima, que ha sido posible gracias a la implicación de muchas personas e instituciones, se está revelando como una de las más productivas e interesantes hasta la fecha. Tal vez sea pronto para sacar conclusiones pero nos gustaría aprovechar este momento para agradecer la labor de las personas implicadas en el proyecto y destacar el papel que puede jugar la arquitectura de un edificio como el de Jirón de la Unión 1044 para el buen desarrollo de un taller para la producción de proyectos, el intercambio y el aprendizaje colectivo.

Tanto Felipe del Águila, del CCE, como Kiko Mayorga y el resto del equipo de Escuelab han hecho un esfuerzo enorme para que todo estuviera preparado desde el primer día y están siendo unos anfitriones fenomenales. Todos: mediadores, asistentes, promotores de proyectos, colaboradores, encargados del catering, personal de mantenimiento y de montaje, son los responsables del buen clima que se ha creado. Además, en esta ocasión, hemos viajado cuatro miembros del equipo de Medialab-Prado para ayudar en labores de organización, producción y montaje.

El Escuelab ocupa el 5º piso de un edificio que en el futuro ofrecerá residencias en el ático y un centro de experimentación en artes escénicas en el 4º. En el tercer piso se encuentra la galería eStar que lleva unos meses funcionando gracias a la iniciativa de Jorge Villacorta y será el lugar donde se muestren los resultados del taller a partir del próximo martes.

El espacio del Escuelab tiene 200 metros cuadrados es luminoso y cuenta con una amplia terraza que sirve como espacio de reuniones, de trabajo y de fiestas. En esta ocasión se han celebrado varias actividades externas aprochando la colaboración con la sala MAO que está ubicada en la primera planta: shows de magia, conciertos y un evento Pecha Kucha oficial para la presentación de proyectos de los colaboradores del taller.

Ver imágenes del taller.

Laboratorio de Proyectos Colaborativos Interdisciplinares de la Universidad de Salamanca

img_3226img_3314img_3278img_3359img_3293img_3294

Gracias al entusiasmo de dos profesores de la Universidad de Salamanca, Gabriel Perezzan, de la Facultad de Bellas Artes y Roberto Theron, de la de Informática, se ha puesto en marcha un proyecto muy ilusionante: el LPCI (Laboratorio de Proyectos Colaborativos Interdisciplinares), que al final parece que se va a resumir en el término «colaboratorio». Gabriel y Roberto nos propusieron ayudarles a trasladar el formato de taller de Medialab-Prado al contexto de la Universidad. Un modelo de taller basado en el desarrollo de proyectos que son seleccionados a través de una convocatoria y que se llevan a cabo mediante grupos de colaboradores que se suman para ayudar a ponerlos en marcha. Es una idea simple: convocar a personas que tengan ideas y a personas que estén dispuestas a contribuir desde su área de conocimiento para que esas ideas puedan llevarse a cabo. En esta ocasión el taller ha contado desde el principio con la participación de Juan Freire y Daniel Gª Andújar que actuaron como profesores y excepcionales asesores en todo el proceso.

El comienzo no podría haber sido más estimulante. Se seleccionaron once proyectos de los veinte que se presentaron y se abrió una convocatoria de colaboradores a través de los foros del portal Studium de la USAL. De esta manera, antes de que diera comienzo el taller el lunes pasado, los grupos de trabajo ya se habían empezado a configurar y algunos de ellos incluso habían celebrado reuniones preparatorias.

La convocatoria no se restringía a profesores y alumnos de la USAL, así que de los proyectos seleccionados y los setenta colaboradores inscritos había participantes de fuera de la Universidad y de fuera de Salamanca. Este hecho junto a la variedad de perfiles de los participantes favoreció la horizontalidad en las sesiones de debate e intercambio de ideas. Especialistas en su campo acudieron al taller en busca de ayuda procedente de otras áreas de conocimiento, así muchos alumnos se convertían en colaboradores imprescindibles para la puesta en marcha de los proyectos propuestos por profesores y vice versa.

Otro hecho destacable fue la recurrente aparición, a medida que se iban presentando los proyectos, de reflexiones sobre modelos de aprendizaje y el propio funcionamiento de la Universidad. Se habló de las posibilidades que ofrecen las TIC para la producción y el intercambio de conocimiento y de como el formato de talleres interdisciplinares pueden ser un complemento muy productivo a la compartimentación y especialiciación a la que conduce la universidad.

En mayo se celebrará un encuentro en el que se presentarán los proyectos comenzados en el taller y se debatirá a cerca de este formato y de como adaptarlo en el futuro al contexto de la USAL